Aviso: Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento. Leer más sobre privacidad - Cerrar Aviso

coyuhiWeb :: Buscar

Registro - Conectar   Recordar

Comunidad Yuri Hispana


Draconis Cor. Fleur/Hermione. Capítulo 17
La historia de Hermione después de la guerra.

Página 2 de 7 | Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo | Responder

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema        Índice de Comunidad Yuri Hispana -> Taller literario -> Fanfics yuri
 Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
shaliahlam
Alumno del Curso de Ingreso


Registrado: 27 Jun 2010
Mensajes: 11

Aplausos: 1



Mujer

Sagita
Auriga

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Jul 2012 7:53 am     Responder citando

Ajá!! Pasé de casualidad, tengo insomnio y ando leyendo fics... que bueno que vine, me llevé una grata sorpresa al ver que habías actualizado :)

Ya ni sé que decirte, me gusta mucho tu fic... así que estaré pendiente.

Como siempre: Ánimo!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Kiyohime
Alumno del Curso de Ingreso
Kiyohime

Registrado: 05 Aug 2011
Mensajes: 188

Aplausos: 0



Mujer

Sagita
Auriga

Items

Dragon Negro

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 10 Jul 2012 10:13 pm     Responder citando

otro genial capitulooo!!!!
porfin el primer acercamientos entre herms y fleur, q genial =)...
eso del dibujo en su hombro es interesante... me encanta todos los misterios q le pones a tu fic
estare esperando la conti con muchas ansias

saludos y q estes muy bn =)
_________________
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Ryoukai_Ikari
Alumno del Curso de Ingreso


Registrado: 30 Jun 2012
Mensajes: 9

Aplausos: 2



Mujer

Sagita
Auriga

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 12 Jul 2012 12:19 am     Responder citando

Zafiro *O* Zafiro Ok espero que lo continues pronto ^^
_________________
El guerrero valiente no es aquel que no tiene miedo, si aquel que se enfreta a sus miedos
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo Visitar sitio web del autor
vod
Alumno de 2º Año
vod

Registrado: 18 Dec 2011
Mensajes: 615

Aplausos: 25

Mujer

Sagita
Auriga

Items

Death Master triste Teresa. Mireille, ed. fighto Rosario de Acero Osito corazón.

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 14 Jul 2012 8:48 pm     Responder citando

vaya, estoy leyendo esta historia en otro lugar. curioso
solo pasaba a decir q me gusta como llevas la trama y estoy un poco ansiosa en saber q planes tienes con todo esto.

saludos.
_________________


(muchas, muchas gracias por la firma Evil bonita)

noble y siniestra hermana prometida de Ais
osita pelushosa, casi petit y algo mas que no-se-que-era de Evil ^.^
hija super boba de Gin_Hikaru
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Call me key
Alumno del Curso de Ingreso


Registrado: 23 Dec 2011
Mensajes: 4

Aplausos: 0

Mujer

Sagita
Auriga

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 17 Jul 2012 11:12 pm     Responder citando

Wooooow cada capitulo que leo me sorprendo mas,que gran capacidad tienes para escribir y redactar te felicitooo, bueno como soy una fiel lectora de tu historia te hare una petición especial, no si quieras, pero hare el intento, me gustaria que escribieras luego de esta una sobre hermione y pansy, creo que seria divertido un tipo amor-odio. jaajaja bueno felicitaciones por tu gran historia y espero luego ver mas echas por ti, un beso.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
SebaPlushi
Alumno del Curso de Ingreso
SebaPlushi

Registrado: 04 May 2012
Mensajes: 58

Aplausos: 1

Ubicación: Valparaiso<3



Mujer

Sagita
Auriga

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 18 Jul 2012 1:22 am     Responder citando

Interesante trama...
Exelente fic :)
_________________
“Hay mujeres tan inocentes, Se conforma con un par de besos y piropo fácil.
A usted señorita le falta pasión, lo sucio,lo realmente excitante del amor.”


Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo Visitar sitio web del autor
kannaa
Alumno del Curso de Ingreso
kannaa

Registrado: 06 Apr 2012
Mensajes: 31

Aplausos: 0

Mujer

Sagita
Auriga

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 21 Jul 2012 8:15 am     Responder citando

tu historia esta muyyy interesantee!!!! Zafiro Ok Esmeralda >.<
me ha encantado, y tdo ese mistorio que
contiene mas Zafiro *O*
espero q pronto pongas la continuacion Zafiro llorando
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
LightningLockhart
Alumno del Curso de Ingreso
LightningLockhart

Registrado: 31 Dec 2011
Mensajes: 198

Aplausos: 12



Mujer

Sagita
Auriga

Items

Dragon Negro Diaxel

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 24 Jul 2012 10:38 pm     Responder citando

Hola a todos. Vengo rápidamente a dejar capítulo. Mis más sinceras disculpas por lo breve de mi visita. Disfruten.

Capítulo 5.

Hermione no se despierta con los primeros rayos de Sol como es su costumbre. Cada músculo de su ser clama por un descanso más prolongado. Cada parte de su cuerpo ha sido expuesto a una enorme cantidad de estrés y el descanso ha sido casi nulo. Si bien estuvo en coma durante un corto periodo mientras el trío dorado estuvo en la búsqueda de los horocruxes el derecho a descansar fue limitado. Incluso cuando podían dormir unas cuantas horas sus mentes jamás pudieron relajarse. Tenían que estar siempre alerta. Atentos a la menor señal de peligro y aún así en algún momento cayeron en las manos de los mortífagos. Más de una vez cayeron en trampas disfrazadas de ayuda.

Cuando la castaña abre los ojos el desayuno ya ha empezado. Sin ninguna prisa se baña y ahí, bajo la fina lluvia de agua caliente examina su cuerpo al igual que todas las cicatrices en su piel. Ninguna desapareció, ninguna lo hará. No importa cuán fuerte sea su magia y no importa cuán bien pueda llegar a controlarla. Jamás podrá borrar los dolorosos recuerdos que acompañan a cada marca por más pequeña que sea. Cientos de hechizos impactados contra su cuerpo a lo largo de siete años. Aún así no se arrepiente de ninguna, no se avergüenza ya que cada cicatriz es el recordatorio permanente de que sigue viva. Ha enfrentado una ardua batalla, una guerra cruel y sigue de pie dispuesta a comenzar el día.

Acaricia la piel tersa de su abdomen recordando el corte que debería estar ahí. Sin embargo no está por ninguna parte. No puede observar la línea trazada en la parte posterior de su hombro. Por un momento piensas que tal vez fue sólo su imaginación y que esa herida jamás existió. Después de todo estaba demasiado cansada. Quizá fue una forma de explicar el intenso dolor que sintió en aquel momento. Tal vez el dolor pudo ser provocado por sus músculos adoloridos.

En el fondo sabe que se está engañando pero prefiere dejar que la verdad llegue a ella puesto que en este mismo instante no tiene demasiado ánimo para ir en busca de ella. Por el momento tiene demasiado en que pensar. Debido a eso sale de la ducha, se viste y arregla ligeramente su cabello que aún con los bucles definidos sigue siendo indomable.

Al bajar a la sala común no puede evitar sorprenderse ya que todos están ahí. Harry se apresura a su encuentro y ella no puede evitar sonreírle. De pronto el silencio cae sobre todos ya que la atención está centrada únicamente en ella. Ni siquiera sabe el por qué pero eso no disminuye su incomodidad en ese instante. Sonríe de forma nerviosa.

-Buenos días, Hermy. Estábamos a punto de ir a despertarte. – El ojiverde le sonríe como lo ha hecho siempre. Quizá por eso todos piensan que entre ellos dos hay algo más que una amistad. Desde el principio les fue fácil complementarse el uno al otro ya que crecieron en condiciones similares. Ambos alejados del mundo mágico. No se les complica establecer conversaciones enteras sin necesidad de utilizar las palabras porque entre ellos las miradas bastan.

-No era necesario. Sólo me desperté un poco más tarde. – El pelinegro simplemente asiente de forma comprensiva.

-¿Esto se te va a hacer una costumbre? – La trigueña sonríe al reconocer la voz de su pelirroja amiga. – De seguir así mi querido hermano Ronald morirá de hambre. – Todos ríen un poco a excepción del pelirrojo.

-Hola, Ginny. No, no será una costumbre es sólo que aún me siento un poco cansada. – Nadie se atreve a decir nada puesto que comprenden a la perfección. Hace tan sólo un par de días Hermione aún se encontraba en estado de coma debido al enorme cansancio al que su cuerpo había sido sometido. Su lucha había sido agotadora.

Para ninguno de los tres había sido sencillo sin embargo para la joven Granger lo había sido aún más. No sólo por el hecho de vencer a Voldemort. No sólo porque tenía que encontrar cada uno de los horocrux. No sólo porque cada día tenía que cuidar de su propia vida. También procuró mantener intacta la amistad entre Harry y Ron aunque eso no fue del todo posible. Ronald tiene un orgullo muy grande y eso impide que la amistad permanezca estable un año entero.

Pero aún así consiguió mantenerlos a ambos con vida. Logro mantener viva la chispa de la esperanza cuando esta amenazaba con apagarse por siempre. Logró sacarlos de situaciones de peligro incluso si eso significaba liberar a un dragón de Gringotts. Incluso si eso significaba estar completamente expuesta y a merced de Bellatrix Lestrange.

-Vamos al gran comedor, entonces. – Todos asienten ante las palabras de Arthur Weasley.

Ginny y Harry la toman de la mano acompañándola mientras platican acerca de cualquier cosa. Con ellos no es nada difícil olvidarse de todo lo demás. Hermione sonríe hasta que la pregunta de William Weasley capta la atención de todos.

-¿Es Fleur Delacour? – La mayoría de los Gryffindor, estudiantes y adultos, voltean en la misma dirección. Los ojos de la trigueña se abren con sorpresa al comprobar que efectivamente es la rubia proveniente de Francia quién al parecer se dirige al escalón falso sin preocupación alguna. La pregunta de Bill es respondida por uno de sus hermanos.

La ojimel sigue atentamente cada uno de los movimientos de la rubia. Observa su caminar elegante e incluso el sensual movimiento de sus caderas. Se muerde el labio inferior antes de apartar la vista pero no puede evitar enfocar de nuevo a la francesa unos segundos después. Fleur no parece darse cuenta del escalón falso. De hecho ni siquiera parece recordarlo. Está a un par de escalones de volver a caer en la misma trampa y es en ese instante cuando Hermione suelta a sus amigos para correr escalera abajo. Salta algunos escalones para llegar lo más pronto posible a Fleur.

Todos observan sorprendidos. También aquellos que no pertenecen a la casa de los leones. Hermione Jane Granger siempre ha respetado las reglas, o al menos lo hace cuando las circunstancias no son adversas, por eso mismo no es normal verla bajar las escaleras como si una bludger fuera tras su cabeza. Le toma pocos segundos alcanzar su objetivo.

-¡Fleur! – La mencionada se gira parcialmente para encontrar a la persona que la ha llamado pero no por eso deja de descender las escaleras. Un segundo antes de que su pie izquierdo sea aprisionado por el escalón falso.

La joven Delacour de pronto siente como otro cuerpo la levanta fácilmente en brazos. Por inercia o quizá instinto se abraza del cuello de quién quiera que sea. Cierra los ojos esperando lo peor. Quizá una colisión contra los escalones o incluso la barandilla debido a lo inesperado del movimiento pero eso nunca sucede. Lentamente abre los ojos revelando sus ojos cerúleos para encontrarse de frente con unos de color marrón y una ligera sonrisa de orgullo propio.

-¿Hermione? – No lo pregunta porque no pueda reconocer a la persona que tiene de frente sino porque no puede creer que la joven que conoció durante el torneo de los tres magos, ahora la tenga en brazos como si pesara poco más de una pluma. Se sorprende porque incluso si Hermione se ha desarrollado completamente jamás imaginó que tuviera la fuerza suficiente para levantarla en menos de un segundo. La castaña simplemente sonríe a forma de saludo.

-Pensé que tendrías más cuidado la próxima vez. – La rubia no entiende por lo que arque una ceja de forma interrogativa. La castaña rueda los ojos antes de responder a la pregunta no formulada. – El escalón. ¿Recuerdas?

-¡Por supuesto! ¿Cómo he podido olvidarlo?

-¿Acaso me perdí de algo? Jamás pensé que ustedes dos tuvieran un trato tan… familiar. – La voz de Ginny las devuelve a la realidad. Ambas se dan cuenta de la posición en la que aún se encuentran. Hermione se sonroja violentamente mientras que en las mejillas de Fleur sólo aparece un ligero rubor que es casi imperceptible.

La joven Gryffindor baja cuidadosamente a su nueva amiga antes de encarar a sus amigos y los familiares de estos. Harry las observa detenidamente, primero a la rubia y luego a ella para de nuevo regresar a la ojiazul. Ginny simplemente le sonríe traviesamente esperando una respuesta que confirme sus dudas anteriores. Fred y George comienzan a susurrar con un único plan. En el futuro esa escena va a costarle más de una broma por parte de los gemelos. La señora Weasley observa con desaprobación a Fleur pues aún tiene en la mente las absurdas palabras de Rita Skeeter durante ese desastroso año. Charlie simplemente les sonríe como si apoyara una relación inexistente al igual que Lily. Tonks parece sorprendida y no termina de entender lo que ha visto segundos atrás. Los tres merodeadores las observan como si no ocurriera nada fuera de lo normal. Ron y Bill ni siquiera apartan la mirada de la ojiazul quién comienza a sentirse incómoda ante el sepulcral silencio y ante las miradas lascivas de ambos hombres.

-Ginevra, no ha sido nada importante. Sólo olvidé el escalón falso de nuevo. Supongo que Hermione sólo quería evitar otro accidente. – La castaña asiente ante sus palabras. – Disculpa las molestias. Me aseguraré de que no vuelva a pasar. De todas maneras, merci. – Nuevamente la ex campeona de Beauxbatons le hace una pequeña reverencia.

-No fue nada. – La mayor le sonríe cálidamente antes de regresar la mirada a los demás.

-Bien. Si me disculpan debo irme. – Antes de seguir su camino al gran comedor, Fleur deposita un beso en cada una de las mejillas de su salvadora quién se sonroja ante el inesperado contacto.

Los ojos suspicaces de Ginny siguen los delicados movimientos de la Veela hasta que desaparece en el gran comedor. En algún momento no muy lejano tendrá una charla con la bruja rubia. Es obvio que entre su mejor amiga y la bruja francesa hay una atracción que Hermione no va a aceptar fácilmente. Aún si no lo puede ver, Hermione no es indiferente ante los ojos de Fleur. En un par de minutos son capaces de intercambiar más que sonrisas cómplices y miradas intensas. Incluso los besos que la mayor deposita en las mejillas de la trigueña duran un segundo más de lo que deberían. Quizá en un futuro pueda ayudar a que exista una relación entre ellas pero no va a presionar de más.

La castaña se aclara la garganta sacando a todos de sus propios pensamientos. Se arrepiente de forma inmediata cuando Ronald y William comienzan a atacarla con una infinidad de preguntas acerca de Fleur Delacour. Intenta ignorarlos pero no es tarea fácil y mucho menos cuando Harry se une a ellos junto con la menor de los Weasley.

-De hecho eso fue un tanto romántico. Eres como un valiente príncipe en armadura corriendo para salvar la vida de su joven princesa. – Ante las palabras de Ginny la castaña rueda los ojos. Ron le deja claro a su pequeña hermana que Hermione no se parece en nada a un príncipe lo que causa una discusión entre ambos hermanos. Al final Tonks es quien toma el control de la situación antes de que su hermoso hijo comience a llorar. Se coloca al lado de la prefecta y la toma del hombro mientras siguen bajando las escaleras un par de metros por delante del resto de los Gryffindor.

-Es cierto, Ronald. Herms no es un príncipe pero sigue siendo valiente, inteligente y encantadora. Es una hermosa princesa incluso si no quieres darte cuenta de eso. Por sobre todo sigue siendo un ser humano y tiene derecho a enamorarse de una Veela y si quiere correr para salvarle la vida, entonces que lo haga libremente.

-¡Tonks! – Esa enorme familia forjada en el calor de la batalla, estalla en una carcajada general haciendo que las mejillas de la ojimel se tornen escarlatas de furia y vergüenza. – Ella no es una princesa y yo no soy un príncipe. No estoy enamorada de Fleur y no corro para salvarle la vida. Sólo corrí para evitar un accidente. – Ginevra se ríe abiertamente.

-¡Sí, claro! – Hermione bufa con enfado antes de separarse completamente de sus compañeros de casa y entrar en solitario al gran comedor aún con el enojo destilando por la piel. Se sienta en el extremo más alejado de la puerta lo que deriva en la culminación de la broma ya que la castaña se ha sentado exactamente frente a Fleur Delacour.

Cuando los demás la rodean vuelven a estallar en carcajadas luego de una broma hecha por los gemelos. Por extraño que parezca, la menor de los Weasley deja de reír cuando siente el aura de magia antigua rodear a su mejor amiga. Poco a poco las burlas cesan aunque la conversación sigue girando sobre el mismo tema. La trigueña parece relajarse pero Ginny la conoce lo suficiente para entender que sigue molesta y tardará unas cuantas horas en relajarse del todo.

-¿Cómo es que la conociste? – Hermione arquea una ceja. De pronto siente una mirada extra posarse sobre ella y sabe inmediatamente quién la observa. No es como si pudiese identificar a todos y cada una de las personas que la observan sin embargo esa mirada en específico es diferente. En un instante sabe que Fleur la está viendo mientras espera, como todos los demás, una respuesta. Hermione observa directamente los ojos de William Weasley.

-La conocí como la mayoría aquí lo hicimos. En el torneo de los tres magos. Me extraña que seas tú, Bill, quien pregunte puesto que tú la viste cuando tu presencia fue requerida como familiar de Harry. – Fleur observa al joven de cabello rojo pero no puede reconocerlo. Quizá no le prestó demasiada atención para conservarlo en la memoria. Ante el recuerdo, Bill asiente pero al encontrarse con la penetrante mirada azul de la rubia no puede evitar sonrojarse profundamente.

-No me refería a eso. – La ojimel se tensa de nuevo porque entiende que el rumbo de la conversación va a cambiar.

-Se refería al momento en que empezaste a correr escalera abajo para tomarla en brazos. – La rubia bebe de su copa para ocultar su sonrisa y para evitar reírse abiertamente. Ese gesto no pasa desapercibido para Ginny.

-Queremos saber desde cuando estás enamorada de ella. – Ron siempre dice las palabras equivocadas en el momento equivocado. La Veela evita de forma elegante escupir el contenido de su copa mientras Hermione enfurece una vez más.

-¡No estoy enamorada de Fleur! – El gran comedor queda en silencio y Hermione se sonroja.

La bruja francesa aguarda a que las diversas conversaciones sigan su curso antes de levantarse y caminar a la mesa de los leones. Camina hasta llegar junto a la trigueña. Incluso desde la mesa de los profesores pudo sentir el enfado de la leona gracias a su herencia mágica. Su sangre le grita al oído que interfiera. Todo su cuerpo le incita a calmar a la furia creciente dentro de la joven Granger. Al llegar a su lado coloca una mano en su hombro.

-¿Está todo bien? – Sus palabras causan una enorme conmoción en la mesa. Los gemelos se ríen incluso con más fuerza que antes. El hechizo hipnótico de Fleur atrae la mirada de la mayoría de los hombres excepto de los casados. Harry al menos disimula más no así Ron y Bill. Hermione rueda los ojos antes de enfocar la mirada en aquella joven de largo y dorado cabello. Sus ojos azules hacen perfecta conexión con los orbes dorados como la miel.

-No es nada. Sólo un pequeño malentendido. – La ojiazul asiente pero no se aleja. Aprieta suavemente el hombro de la prefecta antes de recorrer los diversos rostros que la observan. Las miradas de ambos pelirrojos la incomodan.

-¿Algo en lo que pueda ayudar? – Hermione se sonroja ante la intensidad de la mirada azul y tiene que desviar la vista hacia su amigo de cabello negro. NI siquiera puede formular una respuesta y no sabe el por qué.

-Sólo queremos saber cómo es que ustedes dos se conocieron. – Ginny se atreve a decir con voz queda aún temiendo la reacción de la trigueña. – Luego del torneo de los tres magos, por supuesto. – La rubia sonríe.

-Ayer tuve la suerte de encontrarme con Hermione a mitad de las escaleras. Digamos que tuve un… pequeño problema con el escalón falso. – La ojimel se ríe al recordar el hecho y ese diminuto gesto hace que la francesa se sonroje apenas visiblemente debido a la vergüenza. – Me ayudó a encontrar la sala de los menesteres. Ese fue nuestro pequeño encuentro. – La joven leona se atreve a mirar su reflejo en los profundos ojos del color del zafiro.

-No sé como pudiste olvidarlo de nuevo. – Fleur sonríe y contagia ese gesto a Hermione antes de responder.

-Demasiado en qué pensar. – Es una respuesta corta pero es suficiente para la castaña, al menos de momento.

-De todas maneras, querida. ¿El ministerio de magia te envió? – Fleur enfoca la mirada en la matriarca de la familia Weasley quien no parece muy complacida por el hecho de que sus hijos se vean atraídos por la ex campeona de Beauxbatons. La ojiazul asiente ligeramente con la cabeza antes de explicarse de una mejor manera.

-Así es. Desde hace muchos años los diferentes ministerios envían a un par de personas a las diferentes escuelas de magia alrededor del mundo. Este año el ministerio de magia medirá el nivel de los estudiantes Ingleses. Inglaterra irá a la escuela de Durmstrang y ellos a su vez irán a Beauxbatons. – Todos parecen interesados en la explicación aunque realmente los caballeros siguen contemplando la belleza de la rubia. – Por supuesto que existen más colegios pero ya que esos tres participaron en el torneo de los tres magos hace unos años, se decidió que fuera de esa manera.

-¿Trabajas en el ministerio de magia francés? – William apenas logra descifrar la información.

-Sí, algo así. – El desayuno está a punto de finalizar cuando la profesora Mc. Gonagall se acerca a ellos.

-¿En qué departamento trabajas? – La ojiazul está a punto de responder cuando la profesora la interrumpe.

-Señorita Delacour, ya que se encuentra aquí, ¿podría ayudarme a repartir los horarios?

-Por supuesto, profesora. – La rubia se disculpa con los ahí presentes antes de empezar a repartir las papeletas que la profesora de transformaciones le ha dado un minuto atrás. Al final sólo le quedan tres. Los horarios del trío dorado.

-Harry. – El chico toma la hoja ofrecida con manos temblorosas pero logra articular un "gracias". – Ronald. – El tono de la rubia se hace frío ya que el pelirrojo la sigue observando con lujuria mal disimulada. Esa es la clase de atención que la francesa detesta. Odia como la mayoría de los hombres siguen cada uno de sus movimientos sin prestarle real atención a sus palabras. Detesta sentir cientos de miradas recorriendo su cuerpo. Mentes imaginándola desnuda una y otra vez antes de ser incluida en diversas fantasías creadas por los bajos instintos de la comunidad masculina.

-Gracias. – Ella simplemente asiente antes de entregar el último horario. Lo observa por un instante de más pero es suficiente para aprendérselo. En Beauxbatons era considerada la alumna con la memoria de oro. No necesitaba más de un segundo para aprender, o mejor dicho memorizar, cualquier cosa.

-Hermione. – La castaña toma su horario antes de sonreírle a la rubia.

-Gracias.

-Un placer. – Hermione se sonroja una vez más. De seguir así pronto la sangre se quedará por siempre en sus mejillas.

Fleur la contempla por un segundo más antes de observar nuevamente a todos los ahí presentes. Luego suspira.

-Bien, debo irme. Tengo que estar con los Hufflepuff de primer año. Debo evaluarlos esta semana. Supongo que nos veremos pronto. – El grupo entero asiente. – Que tengan un buen día. Permiso.

Hermione no puede evitar seguir a la rubia con la mirada. Se siente como uno de los tantos hombres a su alrededor por lo que se obliga a sí misma a desviar la mirada de la joven proveniente de Francia. Le desespera no saber que está sucediendo. Quizá sea parte de las consecuencias que causa la herencia Veela de Fleur. Quizá no leyó lo suficiente sobre las Veelas en aquella lejana ocasión. Aún así no puede negar que la rubia sigue siendo increíblemente hermosa. Tal vez Ronald fue más rápido en darse cuenta. Fleur Isabelle Delacour puede ser una princesa sacada de cualquier cuento muggle. De todas formas su voz aterciopelada y su sonrisa reluciente fueron suficientes para borrar todo atisbo de furia de los ojos mieles. Incluso cuando las bromas regresan a salir de los labios de los gemelos ya no le molestan.

Ni siquiera presta atención a las palabras de los demás mientras se encamina a su primera clase. Está confundida acerca de todo y realmente no quiere involucrarse con algo que simplemente le traerá más confusión. Debe centrarse en lo que es realmente importante. En su propia herencia. En su propio origen y en el de su magia.

En algún otro momento podrá leer más sobre las Veelas y encontrar una explicación lógica para lo que está sucediendo con ella, una explicación que no incluya sus sentimientos, esos deben permanecer en lo más profundo de su ser ahora más que nunca. Con ese último pensamiento Hermione se interna en las mazmorras para recibir la primera clase de pociones del año. Pondrá todo su empeño en sacar las mejores notas de la historia del mundo mágico, aquí y en Francia.



shaliahlam: Gracias por seguir leyendo y por el ánimo que me das. Nos veremos pronto.

Kiyohime: Aquí tienes el segundo acercamiento entre ellas. Veremos que sucede con el dibujo o tatuaje y pronto seguirán apareciendo más misterios. Perdón por tardar más de la cuenta pero aquí sigo.

Ryoukai_Ikari: Aquí está la continuación. Gracias por leer.

vod: ¿En otro lugar? sí, curioso. De todas maneras gracias por leer. Mis planes se mantendrán ocultos por un poco más por el momento tengo demasiado que desarrollar para luego empezar con lo que realmente será el climaz de la historia. Muchas gracias por leer.

Call me key: Muchas gracias por leer y por el apoyo que me das. De igual manera te agradezco el cumplido. Hermione y Pansy ¿eh? podría intentarlo en futuro aunque sinceramente no prometo nada. Tengo que leer sobre la pareja ya que realmente sólo he leído un par. Debo conocer un poco más el caracter de la Slytherin antes de aventurarme a escribir pero te prometo que haré el intento- Gracias por leer.

SebaPlushi: Muchas gracias por leer. Espero que el resto de la historia sea de tu agrado.

Kannaa: Muchas gracias por leer y comentar. Es un placer escribir esta historia y espero que ustedes disfruten de la lectura como yo lo hago al escribir. Aquí tienes la continuación.

_________________
"A lightning can't protect. It only destroys."


Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Kiyohime
Alumno del Curso de Ingreso
Kiyohime

Registrado: 05 Aug 2011
Mensajes: 188

Aplausos: 0



Mujer

Sagita
Auriga

Items

Dragon Negro

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 24 Jul 2012 11:47 pm     Responder citando

wow me encanto el capitulo!!!
segundo acerkamiento de las chicas... aww y fue romantico jeje, mira herms como todo un principe rescatando a su princesa del escalon jeje... me encanta tu historia, esperare el sig cap con muchas ansias...

saludos y q estes muy bn =)

_________________
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
shaliahlam
Alumno del Curso de Ingreso


Registrado: 27 Jun 2010
Mensajes: 11

Aplausos: 1



Mujer

Sagita
Auriga

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 26 Jul 2012 5:30 am     Responder citando

Si, efectivamente tu historia me gusta. Y si, también la encontré en otro sitio... duda, por que hay diferencias en el tiempo de actualización?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
kannaa
Alumno del Curso de Ingreso
kannaa

Registrado: 06 Apr 2012
Mensajes: 31

Aplausos: 0

Mujer

Sagita
Auriga

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 28 Jul 2012 7:31 am     Responder citando

Zafiro saludando
Gracias a ti por escribir Esmeralda >.<
me gusto mucho la continuacion
espero q le tome tambn importancia a sus sentimientos
y q pase algo mas interesante entre ellas ;)

Pero por el momento me conformaria con la continuacion Zafiro *O*
y un poco mas sobre el poder y tatuaje q tiene Herms

Gracias por esta historia!!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Ryoukai_Ikari
Alumno del Curso de Ingreso


Registrado: 30 Jun 2012
Mensajes: 9

Aplausos: 2



Mujer

Sagita
Auriga

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 01 Aug 2012 2:35 am     Responder citando

ohh nice es ta genial, muy romantico, casi se me cae la baba con hermione, continualo pronto esta muy lindo tu fic, espero con asias
_________________
El guerrero valiente no es aquel que no tiene miedo, si aquel que se enfreta a sus miedos
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo Visitar sitio web del autor
LightningLockhart
Alumno del Curso de Ingreso
LightningLockhart

Registrado: 31 Dec 2011
Mensajes: 198

Aplausos: 12



Mujer

Sagita
Auriga

Items

Dragon Negro Diaxel

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 02 Aug 2012 8:02 pm     Responder citando

Hola a todos, disculpen la tardanza pero aquí traigo ya el segundo capítulo. Espero que lo disfruten.

Capítulo 6.
El tiempo sigue su curso a un ritmo constante aunque algunas veces parece evaporarse y otras detenerse. Aún así, Hermione pronto se encuentra sentada a la orilla del lago negro luego de toda una semana de intensas clases dónde no sólo realiza los hechizos competentes para una estudiante de séptimo año sino que además toma lecciones avanzadas. En cada clase debe hacer un doble esfuerzo para realizar dos requerimientos, en clase de transformaciones debe trabajar el doble. La primera parte de la clase la dedica al hechizo asignado a toda la clase mientras que la segunda fracción se ve ocupada con hechizos de un viejo libro de transformaciones que utilizan en la academia de aurores.
Todo iba a la perfección hasta que llegó la última clase con la profesora Mc. Gonagall. Por primera vez en su vida ha fallado en el desarrollo de un encantamiento. Por supuesto que no es un hechizo cualquiera, es parte de sus clases avanzadas aunque eso no la hace sentir mejor. Por más que repita esa frase en su mente cientos de veces no logra calmarse puesto que ni siquiera hubiese sido capaz de levitar un pluma. Su mente no estaba del todo en la clase.
Ni siquiera en el silencio de un sábado por la mañana puede concentrarse lo suficiente para transformar un objeto inanimado en un ser vivo. Es algo que le resulta imposible hasta que recuerda que ella puede regresarle la vida a los muertos. De todas formas, hojea distraídamente las páginas del viejo libro de transformaciones antes de volver a intentar el mismo hechizo. El resultado sigue sin ser diferente. No puede transformar la pequeña piedra en nada diferente, ni planta, ni animal, ni insecto por más diminuto que sea. Su magia parece evadirla para luego burlarse de sus miserables intentos. Luego de dos intentos más pierde la paciencia y arroja la piedra al agua.
-¿Qué sucede, Granger? – la voz de Snape no es lo que más le sorprende sino que el hombre se preocupe por ella. Deja salir un suspiro, observa al pelinegro para luego regresar la mirada a la negra superficie del lago.
-Nada. – Severus arquea una ceja antes de sentarse junto a la trigueña.
-Mmm. Ahora entiendo por qué necesitaste de Potter para entrar a Gringotts como si fueras Bellatrix. – Hermione tiembla ligeramente ante la mención de ese nombre. Es irónico que esa mujer pueda infundirle más temor que el mismo Lord Voldemort. Desearía que las cosas fueran diferentes pero los recuerdos siguen demasiado frescos. – Eres pésima mintiendo. – Snape sonríe un poco mientras la joven Gryffindor niega con la cabeza. – Te he observado durante largos años y conozco lo suficiente a la joven que siempre alza la mano cuando el profesor le pregunta algo a la clase. – El jefe de Slytherin rodea los hombros de la joven con un brazo. – Ahora dile al tío Sev qué te preocupa.
La ojimel no puede evitar reírse de buena gana ante el apodo del profesor de pociones.
-Ni siquiera estoy segura. Lo único que sé es que no puedo concentrarme lo suficiente para lograr este hechizo. – Severus observa la página en la que el libro está abierto. – Creo que tengo demasiadas cosas en qué pensar. – El Slytherin simplemente la observa por un par de segundos y lee en el rostro de Hermione su verdadera preocupación.
-Algo me dice que esto no tiene nada que ver con Potter y Weasley sino más bien contigo y tu historia.
-He intentado encontrarle el sentido a lo largo de la semana pero me es imposible. Parece una completa locura. – Cada día, cada hora y cada minuto, las palabras de Albus Dumbledore se repiten en su mente una y otra vez intentando convencerla de una verdad que se empeña en negar con cada célula de su cuerpo, con cada fibra de su ser.
-Sería más fácil si lo aceptaras antes de buscarle el sentido.
-Eso es ilógico. – La castaña observa al profesor.
-¿Tú crees? – El pelinegro le regresa la mirada con la misma intensidad. – Dime, cuando eras niña te pasaron cosas extrañas y en ese momento surreales que no tenían sentido, ¿cierto?
-Sí, es verdad pero ¿eso qué tiene que ver?
-Esos hechos insólitos no tenían ninguna lógica ni razón de ser hasta que descubriste lo que eres, una bruja. Pero eso era imposible y también carecía de sentido a pesar de explicar perfectamente los hechos insólitos de antes. Entonces descubriste la magia y este mundo oculto de las personas como las que creías ser. Era imposible que la magia realmente existiera pero aún así lo aceptaste porque las pruebas estaban ahí sin embargo seguías sin creer en la existencia de una escuela para hechiceros por lo que tuviste que leer la historia de Hogwarts.
Todo te parecía tan ajeno e imposible. Tan imposible como regresar en el tiempo. Todo aquello lo que podías imaginar sólo en un alocado sueño demostró ser real. Serpientes gigantes, perros de tres cabezas, arañas del tamaño de un edificio, criaturas mitad caballo y mitad águila. Has vivido en un mundo que no experimenta los avances de la tecnología porque aquí ni siquiera existe. Regresaste en el tiempo en más de un sentido. No vives más en una pequeña casa, vives en un castillo. No viajas más en auto sino en carruaje y tren. No escribes en una libreta con lápiz o bolígrafo. Escribes sobre pergamino con pluma y tinta como lo hacían en el mundo muggle hace decenas de años.
Y si no tienes ninguna otra explicación para esto, ¿por qué no aceptar la que te da el profesor Dumbledore?
Hermione se queda en silencio por un instante ya que no sabe cómo responder. Es cierto que esa explicación responde al gran poder que hay en su interior pero también es cierto que le teme a eso mismo. Ese es el verdadero motivo por que se esfuerza en negar su historia. Ni siquiera conoce cuál es su límite.
-Ahora no tiene sentido porque sólo estás viendo una diminuta parte del enorme rompecabezas. Tienes decenas de preguntas que no pueden ser respondidas en este momento y omites las que te ayudarán a descubrir el resto de la historia. Sé paciente y busca las preguntas adecuadas para conocer el origen de esa magia antigua que ahora te pertenece. No intentes analizar una historia cuando sólo tienes un parte de ella. Acéptala, Granger. Luego sigue adelante. – La ojimel asiente porque ese es el único camino que puede seguir. La única forma de seguir andando.
-De todas maneras, ¿cuál es el sentido de todo esto? – Hermione observa el libro abierto sobre su regazo y más específicamente el hechizo en cuestión. Ni siquiera puede imaginar una situación donde pueda utilizarlo.
-Esa pregunta es bastante sencilla. Cuando culmines tus lecciones avanzadas de historia podrías convertirte en profesora o quizá obtener un puesto en el ministerio para formular nuevas leyes. Al terminar el curso de cuidado de criaturas mágicas podrás hacerte cargo incluso de un dragón si así lo deseas. El único inconveniente es que deberás irte a Rumania ya que en Inglaterra no está permitido. Al terminar runas mágicas y aritmancia, en conjunto con las anteriores, podrías obtener cualquier puesto que desees en el ministerio. Si finalizas herbología y pociones podrías acceder fácilmente a San Mungo como medimaga. Y con encantamientos y transformaciones serías una gran auror.
-¿En verdad? – La castaña no puede ocultar su sorpresa a lo que el profesor Snape simplemente asiente.
-Si te refieres a este hechizo en particular, bueno… es el inicio de un largo camino que sólo una persona ha conseguido seguir hasta el final. En algún momento entenderás mis palabras. – La ojimel lo observa con intriga sin embargo el profesor de pociones la ignora. – Ahora, busca en tu mente cuál es la pregunta que en verdad necesitas, no la que deseas responder. Hay un gran espacio entre el origen de tu magia y tú.
Por primera vez Hermione Jane Granger piensa en ello de esa manera por lo que entiende la complejidad que los tres fundadores utilizaron en la creación de ese gran poder así como todo lo que utilizaron para mantenerlo a salvo. Ella sabe que sólo hay una persona capaz de introducirla a su propia historia por lo que con aire derrotado se atreve a hablar.
-Quiero hablar con el profesor Dumbledore. – Severus Snape asiente antes de incorporarse.
-Avisaré al director. Te mandaré un mensaje para darte la hora del encuentro. Avisa a la señorita Weasley. – Sin esperar una respuesta el hombre se aleja con dirección al castillo. Hermione simplemente suspira antes de ingresar al colegio una vez más. Sigue siendo muy temprano. De hecho ni siquiera pudo dormir de forma adecuada por lo que a primera hora en la mañana ya se encontraba en ese mismo sitio intentando efectuar el hechizo de forma correcta.
La castaña camina lentamente por los pasillos de la escuela. Algunos fantasmas la saludan pero aún no hay alumnos alrededor de la escuela. Sin nada mejor que hacer se encamina a la biblioteca. Siempre ha sido su lugar favorito y de hecho es el único lugar al que puede ir por el momento. Camina con el grueso libro de transformaciones bajo el brazo y la varita en la otra mano. Ni siquiera recuerda mucho del momento en el que despertó. Sólo es consciente de haberse arreglado lo suficiente para salir de la sala común, agarrar el libro con una mano y con la otra su varita.
Sus pasos resuenan en los corredores vacíos del enorme castillo hasta que finalmente llega a la biblioteca. Como era de suponerse ya se encuentra abierta por lo que alegremente cruza la puerta para refugiarse nuevamente entre las grandes estanterías de libros llenos de conocimiento inexplorado. Sin embargo sus pasos se detienen cuando observa que ya hay alguien más en su mesa preferida. Le toma un instante reconocer el cabello rubio dorado.
Se queda paralizada por un instante no porque Fleur esté en la biblioteca sino porque está profundamente dormida. Puede observar el ligero movimiento de su cuerpo con cada respiración. La expresión de su rostro muestra la incomodidad que la posición le causa. Aunque parezca increíble no se molesta al ver a alguien dormir en el que para ella se ha convertido en su santuario. Algo le dice que la francesa no lo hace por aburrimiento sino por un completo cansancio. La bibliotecaria aparece a su lado en menos de un minuto mientras observa con preocupación a Fleur.
-Buenos días, señorita Granger.
-Buenos días para usted también, Madame Pince. – Ambas hablan en susurros no porque se encuentren en la biblioteca sino más bien porque no quieren despertar a la rubia. Hermione da un par de pasos en su dirección pero no está muy segura de qué debe hacer o decir. - ¿Cómo es que se quedó dormida?
-No lo sé. Ella tiene, como el resto de los profesores, acceso total a la biblioteca las veinticuatro horas. La pobre ha venido aquí diario para completar su trabajo. La misión que le han dado no es nada fácil. Supongo que en la madrugada su cuerpo no resistió más la falta de sueño y se quedó dormida mientras trabajaba.
Finalmente la joven Granger se acerca para observar la decena de pergaminos que se encuentran esparcidos sobre la mesa. Hay una lámpara tibia en el centro que seguramente se extinguió un par de horas atrás. La Veela aún sostiene firmemente la pluma a escasos milímetros de uno de los pergaminos. Su cabeza está sobre uno de sus brazos, a decir verdad del mismo brazo que sostiene la pluma. Con la otra mano sostiene otro rollo de pergamino de al menos un metro de largo repleto de nombres, fechas y lo que parecen ser calificaciones.
-La hubiese llevado a su habitación desde el momento en que llegué si tan sólo supiera cuál es su habitación. – Hermione comprende que debe actuar por lo que despacio y en silencio comienza a recoger cuidadosamente los pergaminos. Los enrolla con cuidado asegurándose de no maltratar ninguno al mismo tiempo que intenta no revolverlos para que cuando Fleur los utilice nuevamente pueda tenerlos prácticamente como estaban. – Creo que será mejor llevarla a la enfermería, al menos ahí podrá dormir en una cama. – La ojimel niega con la cabeza.
-Sé donde está su habitación. Si no es un problema para usted, Madame Pince, voy a llevarla a su dormitorio. – La bibliotecaria asiente. Hermione guarda los pergaminos en su estuche antes de colgárselo al hombro. Es parecido al que ocupan los arquitectos Muggles para transportar los planos. Quizá incluso sea uno.
Suspira mientras piensa por un momento cómo transportar a la joven Delacour. Por un breve instante quiere levitar su cuerpo pero al final se decide por una opción menos práctica pero al menos será más cómoda para la rubia. Lentamente la toma en brazos y una vez más Fleur rodea su cuello con los brazos de forma inconsciente. Murmura algo ininteligible pero no se despierta. Hermione se asegura de no dejar ninguna pertenencia de la bruja francesa atrás antes de salir por las puertas dobles de la biblioteca. Los pasillos siguen desiertos así que pronto llegan al primer piso.
Es en ese momento cuando la joven Gryffindor comprende que no podrá pasar por el estrecho pasillo oculto tras la armadura. No importa cuánto tiempo le ahorre, es imposible atravesar el primer lapso con Fleur en brazos. Ni siquiera puede conseguirlo levitándola. Sin pensarlo durante más tiempo sigue subiendo los escalones hasta llegar al séptimo piso. Ahí se da cuenta de lo extraño de la situación. Subió más de doscientos escalones con una chica en brazos y no se siente agotada. Ni siquiera se siente cansada en lo más mínimo. Podría bajar hasta el gran comedor y luego subir otra vez sin sentir los brazos entumecidos, las piernas débiles o la respiración agitada.
Por suerte ningún otro estudiante está despierto aún por ser fin de semana. La mayoría prefiere dormir hasta tarde o al menos esperar en la sala común hasta la hora del desayuno. Cuando Hermione se detiene frente a la pared donde aparecerá la sala de los menesteres tiene frente a ella otro dilema. ¿Cómo hacer la habitación de Fleur?
La última vez no vio demasiado de su habitación por lo que no tiene las herramientas necesarias para hacer una réplica. Busca en su mente la imagen de una habitación de hotel. No importa cuál. Ha viajado durante toda su vida al menos una vez por año a distintos lugares del mundo y visitado más de una docena de hoteles diferentes. Luego de un par de minutos al fin se decide por la habitación de un pequeño hotel que visitó junto a sus padres años atrás en Francia.
Cierra los ojos pensando claramente en la habitación y cuando sus orbes se revelan nuevamente, frente a ellas se encuentra la puerta a dicha habitación. Con un encantamiento sencillo consigue abrirse paso si necesidad de bajar a la rubia. Con otro hechizo las mantas se doblan lo necesario para que pueda depositar a la Veela durmiente en la cama sin embargo no puede dejarla vestida como está. Observa detenidamente a su alrededor buscando algo que le sea de ayuda pero no se atreve a buscar en los cajones. Se muerde el labio inferior mientras lucha contra el dilema en su mente.
Observa por un segundo más a la francesa. Quiere dejarla ahí tal como está pero una mayor parte de su ser consciente le dice que la desvista hasta dejarla solamente en la blusa blanca que lleva puesta. Mantiene un largo debate con su propia moral. Quiere ayudarla pero no parece haber un camino correcto. Luego de un minuto entero se decide por la segunda opción. Tampoco es cómo que esté haciendo algo malo. No va a desnudarla… completamente.
Respira profundamente antes de sentarse al borde de la cama desde donde comienza con la tarea. Primero le retira los zapatos, luego el abrigo, el cinturón y con dificultad el pantalón de mezclilla. Contiene el aliento al observar la silueta semidesnuda de la francesa. No puede evitar recorrer esa figura perfecta más de un par de veces.
Su mirada viaja lentamente por las largas piernas pasando después por los torneados muslos. Capta completamente la lencería azul rey y no le sorprende la elección del color. Contrasta perfectamente con la piel de la rubia. Su piel es pálida pero no traslúcida como la de Ron. Quizá es del color de la nieve o tal vez de la leche fresca. Por un instante Hermione desea tocarla con la intención de comprobar si de verdad se siente tan suave y tersa como parece. Fleur se revuelve ligeramente incómoda en la cama pero lo único que consigue es que la blanca blusa suba hasta revelar gran parte de su abdomen, terso y definido. La trigueña traga con dificultad obligándose a desviar la mirada.
Cada vez le es más difícil negar que la ojiazul le atrae pero siendo como siempre ha sido, lo niega con más intensidad que su propia historia. Intenta engañarse a sí misma repitiendo como un mantra que la joven frente a ella no le gusta. Intenta convencerse de que son simples celos puesto que ella no tiene una figura tan escultural. Luego de un par de minutos más de discusión con ella misma decide cubrir a la mayor con las mantas para luego salir de la habitación.
Camina durante varios minutos por los pasillos del castillo hasta detenerse en un cuadro conocido. Un tazón lleno de frutas. La entrada a las cocinas. La hora del desayuno iniciará en unos minutos y probablemente Delacour no se despertará antes del mediodía si realmente está tan cansada como Madame Pince cree. La prefecta de Gryffindor suspira ya que no debería preocuparse por alguien a quién apenas conoce pero de todas maneras alarga una mano para hacerle cosquillas a la pera verde quién luego de reír un poco revela la entrada a las cocinas.
Hermione abre la puerta encontrándose de frente con todos los platillos que se servirán en el desayuno. Todo está perfectamente ordenado y puesto bajo un hechizo simple que lo mantendrá caliente hasta que los primeros alumnos arriben al gran comedor. Luego con un simple chasquido de dedos la comida aparecerá en las diferentes mesas.
-Señorita Hermione. – Dobby se acerca corriendo a ella mientras le regala una enorme sonrisa a la cual corresponde con placer. - ¿Qué la trae a las cocinas? ¿Hay algo en lo que Dobby pueda ayudarla? – Algunos otros elfos se acercan curiosos por lo que ella los saluda a todos de forma cordial antes de regresar su atención al ex sirviente de los Malfoy.
-¿Puedes aparecerte dentro de la sala de los menesteres? – La pregunta resulta inesperada pero el elfo asiente.
-Sólo si ya está en uso y quién esté dentro así lo desea. – Hermione observa el piso un poco decepcionada aunque luego otra pregunta llega a su mente. Dobby sigue atento a cualquiera que sean sus palabras.
-¿Y si yo te lo pido? – Dobby parece no comprender lo que la obliga a dar una explicación más completa. – Por el momento la sala de los menesteres es la habitación de Fleur Delacour, ¿la has visto cierto? – Dobby asiente. – Ha estado trabajando en exceso por las noches y hace unos minutos la encontré durmiendo en la biblioteca. – Las mejillas de la trigueña adquieren un ligero color escarlata ante el involuntario recuerdo de su cuerpo semi desnudo. – El punto es que no creo que despierte para la hora del desayuno y cuando lo haga seguramente estará hambrienta.
-¿Y qué desea la señorita Hermione que Dobby haga respecto a eso?
-¿Puedes llevarle algo de comer y ponerlo bajo ese hechizo para que se mantenga caliente hasta que despierte? – La pequeña criatura asiente entusiasmado de que Hermione confíe lo suficiente en él. – Si la señorita Delacour despierta sólo dile que me estás haciendo un favor. – El elfo asiente una vez más antes de desaparecer llevando varios platos con él. La castaña suspira profundamente antes de salir para regresar a la sala común.
Camina nerviosamente en el reducido espacio de la torre Gryffindor. Los demás comienzan a despertar y pronto el movimiento se hace visible cuando adultos y jóvenes comienzan a entrar y salir de la sala común. La ojimel apenas se da cuenta de ese hecho porque en su mente hay más de una sola cosa, por desgracia la imagen de la rubia semidesnuda no la abandona. Si horas antes no podía concentrarse en nada, en este instante ni siquiera puede pensar claramente.
-¿Hermione? – La voz de Lily Potter hace eco en la sala puesto que ya no quedan demasiadas personas. La mayoría ya se encuentran en el gran comedor disfrutando del desayuno mientras hacen planes para el resto del día. - ¿Hermione? – Cuando la pelirroja toca de forma sutil su hombro no puede evitar dar un pequeño brinco. – Lo siento no quería asustarte. – La estudiante consigue calmarse antes de observar los ojos verdes de la madre de Harry.
-Está bien, creo que me sumí demasiado en mis propios pensamientos. – Lily le sonríe con simpatía.
-¿Hay algo que te preocupe?
-Nada es específico, sólo un hechizo que no puedo lograr todavía. – La joven intenta sonreír lo más natural posible pero de todas maneras siente rígidos los músculos de su cara. Al parecer la pelirroja no lo nota o al menos lo deja pasar de momento ya que después de todo, Hermione y ella no son demasiado cercanas.
-Si hay algo en lo que pueda ayudarte, sólo debes decirlo ¿de acuerdo?
Antes de que la ojimel pueda responder el resto de sus amigos bajan por las escaleras. Lily simplemente le dedica una última mirada antes de enfocarse por completo en su esposo. El grupo entero sale por el retrato de la dama gorda encontrándose de frente con Severus Snape. James Potter sonríe con malicia recordando los viejos tiempos.
Cornamenta no puede decir palabra alguna cuando Hermione se separa para acercarse al profesor de pociones. Lo observa de forma expectante mientras el pelinegro simplemente observa a su antiguo enemigo. Por un instante sus ojos oscuros se llenan de tristeza cuando posa la mirada sobre la delgada figura de su mejor amiga.
-Después del desayuno, inmediatamente después. ¿Escucharon bien, Granger, Weasley? – La pelirroja ni siquiera debe preguntar pues sabe que sólo existe un motivo para que el Slytherin haya subido hasta la sala común de Gryffindor. Los demás parecen confundidos y las observan a ambas con gran curiosidad sin embargo ninguna de las dos jóvenes va a responder a las preguntas no formuladas. Mantienen el silencio incluso cuando las dudas son expresadas abiertamente.
Severus se aleja del grupo lo más rápido posible sin dar oportunidad a que Sirius Black y James Potter se burlen una vez más de él. Son recuerdos que preferiría olvidar pero son parte de su vida. El único consuelo que puede obtener de esos oscuros días es el recuerdo de Lily, en ese entonces Evans, ayudándolo a levantarse una y otra vez.
Cuando el grupo entra en el gran comedor, la mirada de Hermione viaja directamente a la mesa de los profesores. El director la saluda con un ligero movimiento de cabeza al igual que la profesora de transformaciones. Acto seguido busca cierta cabellera rubia y al no encontrarla por ninguna parte sonríe apenas de forma visible. No es que su ausencia le alegre del todo pero sabe que no se equivocó en sus suposiciones anteriores. Además quizá por el momento pueda ahorrarse las burlas de sus amigos durante el desayuno aunque no puede decir lo mismo del almuerzo y la cena.
Dobby aparece en el gran comedor para sorpresa de la mayoría. Dumbledore sonríe con el típico brillo extraño en la mirada mientras levanta su copa saludando al elfo quién parece relajarse un poco ante el gesto. La mayoría de los alumnos lo observan como alguna vez lo hizo Harry. Con una enorme curiosidad. Dobby se siente incómodo a cada momento por lo que se apresura al lado de la trigueña para darle un mensaje.
-Dobby ha hecho lo que la señorita Hermione le ha pedido. Dobby no olvidó poner el hechizo para mantener la comida caliente pero ella se despertó antes de que Dobby pudiese salir. – El bullicio en el gran comedor regresa a la normalidad por lo que las palabras de la pequeña criatura son solo audibles para la joven que debe escucharlas. – Dobby le dijo lo que la señorita Hermione le pidió y ella me mandó a darle las gracias por el gesto de amabilidad. – La joven Granger no entiende por qué esas palabras la hacen sonrojar. Quizá es porque ese recuerdo regresa a su mente sin aviso alguno. El cuerpo perfecto de una Veela parece no querer salir de su mente y por un instante quiere borrarse la memoria a sí misma. – La señorita Delacour también le pidió a Dobby que le entregara esto. – Con una mano delgada y huesuda el elfo le entrega un pedazo de pergamino antes de desaparecer para reintegrarse a sus labores en la cocina.
-¿Algo que deba saber? – Ginny se inclina un poco para que ninguno de sus hermanos pueda escucharla. Hermione sonríe un poco nerviosa antes de negar con la cabeza. Eso no engaña a la pelirroja por lo que arquea una ceja.
-Luego te digo. – No tiene otra opción más que rendirse ante la intensa y escrupulosa mirada azul de la menor de los Weasley. Ni siquiera sabe que va a decirle. No puede decirle que está enamorada de la rubia porque ciertamente no lo está. Después de todas las bromas hechas por los gemelos e incluso por los tres merodeadores ni siquiera puede aceptar que le gusta. Siempre ha odiado a las personas superficiales que simplemente se guían por el físico.
Por eso odiaba a Fleur durante el torneo de los tres magos. Pensaba que no era más que una niña bonita caminando por los pasillos del castillo como si tuviese derecho a mirar a cualquiera por encima del hombro. Pensaba que no era más que un simple cascarón vacío. Pero Fleur Isabelle Delacour le cerró la boca cuando entró al torneo de los tres magos.
Un juez imparcial escogió lo mejor de tres escuelas para combatir en un torneo donde sus vidas estaban en peligro a cada instante. Fleur no podía ser sólo un físico bonito si el cáliz de fuego la había escogido como campeona de Beauxbatons. Debía ser inteligente, ágil, fuerte a pesar de su apariencia sumamente frágil.
Y sí, le había gustado desde el primer momento en que la vio cruzar el umbral del gran comedor. Ni siquiera está segura de qué es lo que le gusta. No sabe si realmente le atrae su físico. No sabe si es la elegancia que invade cada uno de sus movimientos. No sabe por qué puede perderse en sus ojos azules en tan sólo un par de segundos. Y le aterra perderse tan fácilmente en un remolino de emociones que nunca ha experimentado antes. Porque esa necesidad de proteger a otra persona jamás había sido tan fuerte ni siquiera en medio de la batalla. Jamás había cambiado tan drásticamente de mentalidad respecto a alguien. Pero tan sólo una mirada de esos ojos azules la hizo sonreír una semana antes incluso aunque su razón le dijera que odiaba a Fleur Delacour. Una parte mayor de su consciencia le dice que nunca lo ha hecho.
La trigueña suspira antes de desdoblar el trozo de pergamino y leer el contenido.
“Gracias por lo que has hecho por mí. Parece que últimamente tiendes a salvarme de todo, incluso de una incómoda posición en la biblioteca”. – Hermione se sonroja pero continúa leyendo. – “Me gustaría charlar contigo, no lo sé, ¿quizá después del almuerzo?” – Suspira mientras guarda la nota en el bolsillo de su túnica.
El desayuno está por terminar y ante la mirada atenta del grupo Ginny y Hermione se levantan para dirigirse al despacho del director. Ginny toma su mano con fuerza intentando transmitirle seguridad sin embargo la castaña no puede contagiarse de esa emoción. Tiene que descubrir su historia, eso le queda claro, tiene que conocer cada parte por más pequeña que sea. El punto es que cuando lo haga ya no habrá marcha atrás. Cuando el rompecabezas esté completo y todas las piezas en su lugar, no habrá más inconsistencia, no habrán más nubes que cubran la realidad, todo quedará en el lugar perfecto y ella no podrá negar que jamás fue la bruja, la persona que un día creyó que era.
Aún así se obliga a sonreír mientras esperan por los tres profesores. El grupo de cinco se completa un par de minutos después. La contraseña es dicha y pronto se encuentran de nuevo en el despacho de Dumbledore. Toman asiento envueltos en un pesado silencio. Hermione baja la mirada. Ginny la observa con una enorme preocupación al igual que Minerva. El profesor de pociones oculta el mismo sentimiento bajo una capa de indiferencia. El director es el primero en hablar pues sabe exactamente cómo se siente la joven de apenas dieciocho años.
-Sé que no está del todo preparada para escuchar el resto de la historia, señorita Granger. Entiendo que no es nada sencillo aceptar una verdad como esta. Es demasiado para cualquier persona, demasiado para usted. – Hermione asiente. – Sin embargo está dispuesta a conocerse incluso si eso le causa un enorme temor. Me demuestra, nos demuestra por qué fue elegida para pertenecer a la casa de los Gryffindor y no a Hufflepuff o Ravenclaw.
Ni siquiera debe preguntar, sólo déjeme hablar y si tiene alguna duda respecto a lo que le digo no dude en pedir que lo explique de otra manera. – Hermione asiente una vez antes de centrar toda su atención en el hombre de larga barba blanca. – Usted ya tiene el origen de la magia que ahora reside en su interior sin embargo hay un poder aún más grande que se agregó con el paso de los años. Ese pequeño cristal no sólo contiene la magia de tres de los fundadores sino también la magia de su primer guardián. El único otro ser que ha conocido esta historia. – Dumbledore se acerca a uno de los tantos armarios que hay en su despacho sin embargo el armario que abre no es realmente eso. Cuando las puertas dobles se abren un pequeño cofre levita fuera de su guarida para moverse lentamente hasta el escritorio. En especial hasta quedar enfrente de la trigueña. – Es aquí donde empieza otra leyenda.
-¿Qué es esto? – La ojimel observa la pequeña caja negra con un intrincado símbolo plasmado en la tapa. No tiene forma alguna o al menos eso es lo que cree Hermione mientras observa una y otra vez las líneas rojas y doradas.
-Si lo abre por mí quizá pueda darle una respuesta. – Con dedos temblorosos toma la caja. Recorre la superficie un par de veces sintiendo la tela aterciopelada ante el suave roce. Observa el broche dorado que la mantiene cerrada y aún temblando ligeramente lo toma. Siente dentro de ella que está a punto de llegar a ese momento donde no habrá vuelta atrás. Cree que después de abrir esa caja la verdad se revelará ante ella y aunque no conozca del todo su historia estará atada a ella con tal fuerza que cualquier esfuerzo por negar su pasado será totalmente inútil.
Luego de un minuto entero lleno de dudas al final abre la caja y tal como lo supuso ahí está el final de su lucha interna. Justo frente a sus ojos un cristal se alza de la suave superficie para flotar frente a sus ojos. Un cristal en forma de gota. Brilla intensamente en color carmesí. Por un momento no parece ser sólido. Hermione cree que está lleno de la misma poción que Severus le ha dado para recuperar la fuerza. Un instante después se da cuenta del verdadero significado de ese hecho. Lo que está observando no es sólo un cristal, es el cristal creado por tres de los fundadores y un dragón.


Kiyohime: Gracias por leer. Ahora puede que sea demasiado romántico pero lamentablemente eso irá cambiando para el beneficio de la historia así que ¡aprovechen ahora! Nos veremos pronto.

shaliahlam: Primero gracias por seguir leyendo. Segundo... perdón por eso de la actualización. Siempre intento publicar el mismo día sólo que ese día tuve que salir y llevaba prisa así que no pude publicar en el mismo instante hasta que regrese días después. Prometo que no pasará de nuevo. Ambas páginas son igual de importantes. De nuevo, lo siento.

kannaa:Le tomará importancia a sus sentimientos cuando admita que los tiene. xD Pasaran muchas cosas interesantes entre ellas no te preocupes por eso. Sobre la historia de Herm, el siguiente capítulo estará centrado en eso aunque también habrá acción entre las dos brujas. Gracias por leer.

Ryoukai_Ikari:Gracias por leer y comentar. Aquí está la continuación. Ya veremos que sucede después con Hermione.
_________________
"A lightning can't protect. It only destroys."


Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Kiyohime
Alumno del Curso de Ingreso
Kiyohime

Registrado: 05 Aug 2011
Mensajes: 188

Aplausos: 0



Mujer

Sagita
Auriga

Items

Dragon Negro

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 02 Aug 2012 9:10 pm     Responder citando

ahh otro gran capitulo, me encanto jeje
aww hermy tan linda jeje, siempre ayudando a fleur... me gustan esos acercamientos... hay q aprovechar los momentos romanticos =)
se pone mas interesante la historia..
esperare con muchas ansias la contiii

saludos y q estes muy bn

_________________
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
kirara
Alumno del Curso de Ingreso
kirara

Registrado: 29 Dec 2010
Mensajes: 93

Aplausos: 1



Mujer

Sagita
Auriga

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 06 Aug 2012 3:14 am     Responder citando

OMG!!!!! Esmeralda >.< Esmeralda >.< Esmeralda >.< Esmeralda >.< Tienes que continuarla muy pronto, osea YAAAA!!!! Quiero ver esa " CHARLA" rápido ..... Por favor Contiiii
Contiiiiii contiiiiiii contiiiiiiii contiiiiiiiii contiiiiiiii contiiiiiii contiiiii!L!L!!!!!! Amatista codiciosa Me encanta tu Historia Esmeralda beshito
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Enviar tema a:
Meneame Meneame
Digg

Guardar tema en favoritos:

Google Bookmarks

Yahoo Yahoo Bookmarks

Delicious Delicious

Sindicar titulares de este foro

Todas las horas están en GMT

No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

Página 2 de 7 | Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Publicar Nuevo Tema     Responder al Tema        Índice de Comunidad Yuri Hispana -> Taller literario -> Fanfics yuri


 
Saltar a:  





Red CoYuHi
NewBlood Internado
NewBlood Internado
Academia Strawberry
Academia Strawberry
AEQ (Foro Harry Potter).
AEQ (Foro Harry Potter).
Akai Hana Gakuen
Akai Hana Gakuen
Akarils
Akarils
Anime Couples
Anime Couples
Anime Zone
Anime Zone
Batman Foro
Batman Foro
Baúl del yuri
Baúl del yuri
Broken Rose
Broken Rose

Añade tu sitio

Comunidad Yuri Hispana
Staff del foro
Estadísticas
Mapa del sitio
RSS Sindicar temas
|
|
|
|
|
|
Opciones de usuario:
Registrarse :: Conectar
Editar perfil
Eliminar cuenta de usuario
Borrar cookies creadas por este sitio
|
|
|
|
|
|
Servicio ofrecido por:
foros.ws :: Crea tu foro gratis
Privacidad :: Terminos del servicio
Foros de Anime | Directorio de foros
3 Powered_by: phpBB